Rezumando encantos por otros lares

Como la obviedad demuestra y los hechos atestiguan, hace tiempo que nadie se pasea por aquí para escribir y contar marujonerías de esas del mundillo de la preimpresión y la imprenta en general. Y eso como todo en la vida tiene una explicación lógica y clara, básicamente sucede que ahora escribo en otro lugar, chaquetero? No lo niego.

Ese lugar es un lugar donde el aire es más puro, el blanco más blanco y curiosamente los hombres no van matándose por ahí, os hablo de un idílico lugar frecuentado no por idílicas criaturas, más bien pequeños seres que sorben la vida mientras procuran ser buenos en lo suyo; que no es fácil eso de vivir los sueños. Pues eso, resulta que también tengo un hueco en el paraíso, que no está nada mal: He digievolucionado a colaborador de Criterion, y a mucha honra. La verdad es que ya hace bastante tiempecito del asunto, pero un par de nuevos comentarios me han recordado este rinconcillo que nacía con ganas y moría sin gloria alguna, y creo que debía una breve explicación.

Y como es una breve explicación, ya está.

Las pesadillas del Preimpresor. Pantones en Photoshop.

Desde aquí, gracias a Skeku de Criterion por animarme a publicar nuevos artículos… 

En una situación normal y cotidiana, cuando veo un pedido en pantones y el cliente trae un archivo .psd, me meo de risa. Suele ser un archivo en RGB que le ha tocado hacer al que suele encargarse de las fotocopias y responder al teléfono, en horas extras. Ni me enfado, ni me acuerdo del árbol genealógico del pobre infeliz, ni me entran instintos antrópofagos ni nada. Sólo pienso en aquel que se metió en el mundo de las Artes Gráficas con una patada en el culo, en lo mal que lo habrá pasado para hacer ese triste flyer, que se haría en un plis con otros programas con algo (más) de experiencia.

Ahora bien: ¿pueden hacerse flyers en Photoshop con Pantone?

Espero no lamentarme más tarde de haber respondido a la pregunta. Sí se puede. Pero como todo en esta vida tiene riesgos, para ser sinceros tiene bastante riesgo, y es un camino tortuoso que no vale la pena recorrer si no es extremadamente necesario. Me explico: Los archivos que resultan de hacer tintas planas con Photoshop pueden ser susceptibles de error en el ripeo, cualquier cosa es más probable cuanto más raro es el asunto, y cómo no es muy común utilizar el modo Multicanal en Photoshop hay más riesgo. Si hay un error, con toda seguridad el impresor alegará que los archivos estaban mal preparados. Así que antes de seguir la receta que se enseñará en este artículo para una faena real, enviar una muestra o preguntar al impresor si los archivos los puede filmar. Probablemente si le empezáis a explicar que leísteis en un blog que el Multicanal para pantones en Photoshop que internet esto y lo otro, se sorprenderá, fruncirá el ceño y os preguntará cómo habéis pillado un pedo así. Así que con tacto, pregunta si el archivo del CD puede filmarse o no, y si la imprenta es modernita, un pdf en alta calidad nunca está de más. De todas maneras, ante cualquier reclamación, por si las moscas, ni yo, ni el bueno de Skeku, ni La llamada de Imprenta, ni Criterion, ni las flores del campo, ni Epi de Barrio Sésamo tienen la culpa si algo no sale bien.

Pa que no se diga que no estáis avisados.

Empezaremos, como en todos los buenos cuentos, desde el principio:
Llama el cliente Fulanito, y os encarga un impreso que por cuestiones monetarias, se hace con tintas planas. Quiere que le hagáis la leche en dos colores, que sea barato y modernito. Que atraiga al público, que el flyer dé la misma impresión que tendría si le pusieran luces de neón y los repartiera la Duquesa de Alba. Pero sin luces ni duquesas, con unas fotos que sacó con la cámara digital, y una tramita por aquí, y con el logo en jpg que he sacado de la web, y tal y cual. El tema de las fotos en dos colores, resulta un tanto espinoso, pues sólo conoces la opción de bitono que queda un poco pasteloso, y no destacará mucho. Aunque claro, eso era antes de leer éste artículo.

Aviso: Para este tutorial, se da por sentado un nivel de Photoshop medio-alto, y se omitirán las cansinas y tediosas explicaciones de para qué sirve cada herramienta y cada panel. Si se diera el caso, ya se hilará más fino después.

Para el tema que nos atañe, hay varias maneras de llegar al mismo puerto, esto es tintas planas:

  • La opción Bitono: Aunque haya dicho que queda pasteloso, no hay porque desecharla del todo, ya que jugando con las curvas pueden crearse efectos interesantes, y resultar una buena opción.
  • La opción CMYK: Ésta opción consiste en disponer en capas de CMYK las zonas que se quieren pintar con determinado pantone. Es decir, sólo utilizar los canales que estén pagados, si son dos tintas, utilizar por ejemplo el Negro y el Cian, y pintar en cada canal las zonas que van en pantone, indicando al impresor que substituya todo lo que está en Negro y Cian por los pantones que quiera el cliente. Éste método tiene el gran inconveniente de que no se ve un resultado como Dios manda hasta la hora de la impresión y tiene mucho riesgo jugársela hasta el final, cuando cualquier pequeño cambio vale dinero.
  • La opción Multicanal: A mí es la que más me gusta y resultados más elegantes me ha ofrecido. Básicamente el tutorial trata de eso, y ya era hora de sacar el tema. En esencia es igual que la opción CMYK, pero con un paso más.

Para el ejercicio, cualquier autoretrato con expresión simiesca valdrá. Primeramente, es una buena idea hacer una copia del archivo, pues no queremos machacar el original, y una vez hecho esto, vamos a la paleta canales. La idea es crear el efecto de una foto en CMYK utilizando solamente dos tintas, lo más aproximado posible que se pueda a la realidad.
Buscamos un canal que tenga bastante contraste y otro que manche un poco en general toda la imagen, es decir, que sea de tonos más grises. El primero será el que dé las sombras e iluminación, y el otro le dará el color pantone, el tono general.

(Ver ampliado)

Podemos observar que el canal del Rojo tiene en general más contrastes, más zonas claras y oscuras en la misma área, el Verde tiene tonos más igualados y el canal del Azul es en general más oscuro.
Una vez mirados los canales, hay dos caminos a seguir (seguro que hay más, pero yo sólo sé éstos), podemos plantarnos aquí y decirle al impresor (la foto tendrá que estar en CMYK) que escoja el canal tal para el pantone cual y el canal patim para el pantone patam. Ya se es consciente de efecto sorpresa que puede acontecer de esta manera de actuar.
Para la segunda opción, nos vamos a Imagen>Modo>Multicanal y probablemente, esto varíe el tono de la foto. No hace falta sobresaltarse, es normal, y podrá observarse que independientemente del modo en el que esté la foto, ésta se pasa a CMYK.
Aquí conviene hacer una aclaración: Si resulta que los canales que nos convienen están en RGB y ya quedan bien, no hay nada que impida utilizarlos en CMYK, pueden copiarse en una capa nueva y después traspasarlos al canal un CMYK dando igual el color que adquiera, pues sólo interesan los grises que ofrece. Si este punto no se entiende o requiere una explicación mayor, ya veremos que puede hacerse, pero seguro que alguien lo ha entendido, y puede explicarlo mejor.

El pantone oscuro, en este caso un pantone Process Black, ocupará el sitio del canal Rojo, y el pantone 158 irá en lugar del canal Verde, pues es más neutro que el Azul, y después de hacer pruebas ha resultado idóneo. Como en todo, conviene hacer pruebas, ver qué queda más acertado en cada caso, y no regirse por reglas fijas y rígidas, que pierden su utilidad si se utilizan sin creatividad. Por si las moscas, para poner pantones, hay que hacer doble clic en el canal deseado y seleccionar el color de la biblioteca Pantone Coated / Uncoated, que se encuentra en el Selector de Color, apretando donde pone “personalizar”, y escogiendo la biblioteca correcta.

Como veis, tampoco es que tuviera mucho misterio, básicamente ya está. Luego hay que modificar a gusto de cada uno los canales, para lograr tal o cual efecto. En el ejemplo, el iris de los ojos ha sido exagerado utilizando casi un 100% del pantone, pero puede ser cualquier otra cosa.

(Ver ampliado)

A la hora de guardar la imagen, podrá ver el lector que hay una reducción considerable de opciones, en comparación con otros modos de imagen. La que he utilizado yo y funciona, es la “Photohop DCS 2.0″ en la versión CS, que viene a ser un EPS. Colocado en Indesign CS y haciendo un pdf de alta calidad se lo ha tragado la filmadora de planchas. Doy fe de ello. Y esto es todo amigos, otra vez más!!

Cierre y abandono temporal de La llamada de Imprenta

Un cierre ahora, que empieza a funcionar, que justo acaba de nacer, no tiene aparentemente ninguna lógica. Pero hay cosas que escapan a la lógica, y en esas me baso ahora. Las circunstancias que me llevaron a crear este blog, han variado desde entonces, y por el momento hay que soltar lastre para seguir, fomando este espacio parte del peso que no me permite avanzar como querría.

Pensaba en borrarlo, eliminarlo, pero me he retenido, lo hecho hecho está, y quizá en el futuro pueda serme útil.

Tan sólo desearos a todos lo mejor, en especial a Skeku, Mactiste, RoninRojo, Dani Navarro, y todos los que me he dejado pero están ahí, "profesionalizándose", lo siento por dejaros así de golpe y cachiporrazo, pero hay cosas que no pueden calcularse, nunca se sabe por donde saltará la vida, y donde nos llevarán los nuevos caminos…

Una última pregunta: Si no se actualiza nada, cuanto tiempo permanecerá abierta? Se cancelará sola?

Gracias a todos, y repito que lamento una despedida así, pero así són las cosas.

 Buena suerte a todos!

Haz a tu preimpresor favorito una persona Feliz

Para hacer feliz a un preimpresor, hace falta mucho menos de lo que la gente suele pensar. Una casa más grande, un coche mejor, una cámara con más megapixels…son cosas en las que nadie pretende encotrar la felicidad, y aún así nos emperramos en conseguir. Curiosos somos los humanos desde un punto de vista lógico, y como estoy perdiendo el hilo de lo que se supone que iba a tratar este post, volvamos al grano:

Un, dos, tres, envíalo todo sólo una vez.

Sigue leyendo

El día que Freehand cambió la chupa de cuero por unas medias rotas

Hubo una época en que Freehand era el rey. Todo venía en Freehand, flyers, troqueles, dípticos, trípticos, pequeñas revistas, era el amo y señor de prácticamente todos los impresos. En Quark venían las faenas más grandes, revistas de más páginas, libros y similares. También venían cosas en Pagemaker, pero eran minoría. Estoy hablando de hace unos 2 años, trabajando en sistema OS 9 Clasic, una época en que todo era mucho más lento y aburrido. Sigue leyendo

El héroe, villano, amigo y enemigo del diseñador Gráfico

En la creación de cualquier objeto a menudo se encuentran dos partes diferenciadas, la parte creativa y la parte técnica.

Estas partes, suelen criticarse, insultarse, y no ponerse de acuerdo en nada, ya que representan a cosas totalmente diferentes: los artistas y los científicos. Los artistas tienen una manera propia de hacer las cosas, cada uno es único en lo que hace, y en ocasiones suelen ver las cosas desde un punto de vista  poco real y por lo tanto difícil de realizar. El técnico es un ser que puede no tener ni idea de arte, y se limita a hacer que los diseños-que-te-cagas sean posibles, puedan ver la luz y cumplan con los plazos previstos. Sigue leyendo